martes, 28 de enero de 2014

Estudiar en tiempo de crisis

Uno de los objetivos que debe de cumplir la EDUCACIÓN es proporcionar a los ciudadanos las competencias adecuadas para participar en el mundo del trabajo. A medida que esto se cumple, el sistema escolar contribuye a fomentar la igualdad entre las personas y nos debería proporcionar el acceso a mayores y mejores oportunidades a lo largo de la vida.
Tan importantes son la educación y la formación en el crecimiento de un país que todos los índices que intentan medir el desarrollo de la sociedad las tienen en cuenta como aspectos fundamentales. Sin embargo, la realidad es que, en la actualidad, podemos escuchar o leer cada día en los medios de comunicación que las cifras de parados aumentan y que el crecimiento de puestos de trabajo no sigue el ritmo de la demanda. Contamos con un gran número de personas competentes, capacitadas, pero al mismo tiempo, los datos publicados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, nos proporcionan cifras elevadas de desempleados.
Esta situación está generando en muchos jóvenes cierta frustración y por ello es importante que a la hora de decidir qué estudiar no se valore únicamente los datos de posibilidades de empleo.
Muchos alumnos del instituto se extrañan cuando se les pregunta que quieren estudiar y no saben responder o se quedan en blanco, especialmente cuando ven que hay compañeros que parecen tenerlo muy claro desde edades más tempranas. Si os encontráis en esta situación es importante que sepáis que es algo totalmente normal. Tomar decisiones es un proceso complicado en el que hay que manejar muchos datos. En general, es importante que te conozcas y que te informes.


CONOCERTE es profundizar en tus habilidades, destrezas, intereses e, incluso, en tu personalidad. Hacer esto garantizará, en parte, el éxito. Puedes preguntarte sobre el tipo de actividades que te gustaría hacer, con quien, dónde o en que condiciones. Para responder puedes analizar que tus competencias que se te dan mejor y en las que te ofrecen mayor resistencia. Por ejemplo, me expreso mejor oralmente que por escrito, me gusta ayudar a los demás, lo mío no son los números.... También te puede aportar información pensar en las las actividades que te gusta realizar en tu tiempo libre o en aquellas que hayas realizado en algún momento de tu vida y te interesaron tanto que te volcaste a tope con ellas. Formularte cuestiones como ¿prefiero hacer los trabajos individualmente o me gusta hacerlos en grupo?, ¿me gusta relacionarme con los demás o prefiero pasar desapercibido?,¿preferiría trabajar en una oficina o en un entorno natural?, etc, pueden resultar una buena estrategia en tu proceso de elección.


INFORMARTE. Es bastante común que algunos alumnos busquen información de aquello que ya conocen o de los estudios que inicialmente les parece que quieren realizar. Difícilmente se puede ejercer o estudiar algo que no conocemos. Para informarte puedes participar en las actividades que se organizan desde el Departamento de Orientación y solicitarle material bibliográfico sobre profesiones. También puedes utilizar la red y, como no, son importantes las experiencias de la gente que te rodea, familiares o amigos.

Vamos a analizar ahora algunas pautas generales y tendencias que podrías tener en cuenta:


  • La especialización profesional. Si tu vocación no encaja en el ranking de los estudios más demandados por el mercado laboral, especialízate en un ámbito muy concreto. Intenta ser el mejor en ese aspecto concreto, busca diferenciarte de los demás.
  • Si tu preferencia es optar a trabajos cualificados debes de saber que, en la actualidad, los titulados universitarios lideran la oferta de empleo cualificado en nuestro país. Diferentes estudios indican que los perfiles profesionales que las empresas están demandando más, corresponden a los ámbitos de la Ingeniería Industrial, Informática o de Telecomunicaciones así como los que se pueden encajar en el ámbito de la Administración y Dirección de Empresas. Si te fijas en estos rankings es importante que analices aquellos que nos indican el ajuste oferta- de titulados. Hay grados en las que la oferta de titulados es menor que la demanda. Podrían estar en este caso Telecomunicaciones o Caminos. Otras, sin embargo, a pesar de ser de las más demandadas, presentan mucha más oferta de titulados que demandas de empleos.
  • Ten en cuenta que la formación de posgrado está ayudando a conseguir contratos de más larga duración.
  • Destacarse mediante el dominio de idiomas es esencial. No me refiero únicamente al inglés; conocer otros idiomas se convierte en un valor al alza en un mundo cada vez más globalizado.
  • Empieza a formarte en la cultura emprendedora. La creatividad y el talento que posee cada uno es importante pero una buena formación en este terreno no lo es menos. Mucho jóvenes en la actualidad están optando por emprender negocios. A saber hasta donde puede llegar una buena idea.

Podríamos concluir esta reflexión enfatizando la importancia de profundizar lo máximo posible en la toma de las decisiones académico-profesionales porque es difícil encontrar empleo pero más difícil es realizarse durante toda una vida en un trabajo para el que no tenemos vocación.






No hay comentarios: