domingo, 1 de junio de 2014

Mejorar la comunicación con nuestros hijos



Observar que tipo de comunicación llevamos a cabo con nuestro hijo. ¿Somos demasiado autoritarios?, ¿Quitamos demasiada importancia a las cosas?, ¿Hacemos sentir culpables a nuestros hijos?, ¿Solemos dar conferencias?.....

Escuchar activamente a nuestro hijo. Escucha atentamente; dale tiempo para expresarse; no hagas juicios antes de tiempo; concede credibilidad a lo que dice, especialmente sobre como se ha sentido. (Sentimientos)

Si no podemos prestar la atención necesaria en ese momento, razonar con él/ella un aplazamiento del acto comunicativo para más tarde.

Evitar emplear el mismo tipo de respuestas de forma sistemática para que nuestro hijo no piense que somos autoritarios, damos sermones o le hacemos sentir culpable.

Cuando decidamos cambiar o mejorar hacia una comunicación más abierta es aconsejable establecer un tiempo de prueba, como un fin de semana, terminado el cual podemos valorar si funciona o si debemos modificar algo más. Los padres tenemos hábitos de conducta muy arraigados y cambiarlos requiere esfuerzo y dedicación.


¿Cómo negociar la resolución de un conflicto?

  • No hace falta que nuestro hijo tome la palabra podemos dar nosotros el primer paso.
  • Es preferible el diálogo entre dos personas. Por ejemplo padre-hija. Si están el padre y la madre el hijo/a podría sentirse un poco acorralado/a.
  • Expresar nuestra posición de partida y escuchar la opinión de nuestro hijo/a.
  • Intentar explicar por qué nos interesa esa posición de partida. Se trata de explicar a nuestro hijo por qué le pedimos que actúe de una determinada manera y de intentar comprender las razones que nos explica.
  • Buscar puntos de encuentro y ofrecer alguna compensación a cambio.
  • Aceptar el mejor acuerdo posible.
  • Comprobar y exigir el cumplimiento del acuerdo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Lo que más me gustó fueron la cafetería, el laboratorio y la sala de biología.