jueves, 1 de junio de 2017

LA INTELIGENCIA, MÁS QUE UNA SIMPLE CIFRA



Como todos sabedes este curso o Departamento de Orientación comezou a impartir en 2º de Bacharelato a materia optativa de "Psicoloxía". Agora que rematou o curso para eles, vou a ir colgando algúns traballos que realizaron. Este artigo sobre a Intelixencia foi elaborado pola alumna Jacqueline Allo logo de traballar moito sobre o tema. Espero que vos resulta productivo:  


"La  inteligencia, considerada uno de los objetos de estudio más importantes realizados a lo largo de nuestra historia, ha tenido una inmensa repercusión en la sociedad. Han sido muchos los psicólogos y científicos los que han intentado elaborar una definición clara sobre esta, ya que debido a su gran complejidad esta labor no ha sido nada fácil; por lo que podremos decir de una forma un tanto sencilla que la inteligencia es un conjunto de procesos mentales que cada uno de nosotros aplicamos para solventar nuestros problemas, aprender nuevas aptitudes y adaptarnos al medio que nos rodea.
Pero, ¿cómo podemos determinar o evaluar la inteligencia de cada uno de nosotros? Pues bien, esta ha sido uno de las cuestiones que más han preocupado a la sociedad, por lo que ha contribuido en la elaboración de los primeros test de inteligencia. Un test es un instrumento fiable y válido diseñado con el objetivo de medir la inteligencia, está constituido por una serie de preguntas o tareas que se aplican a las personas para comprobar si poseen una capacidad o una serie de conocimientos determinados y compararlos con su grupo de referencia. La primera escala para la medición de esta, fue la de Binet (1905) la cual medía las capacidades intelectuales y el rendimiento escolar. Este psicólogo fue el primero que habló del concepto de edad mental, el cual definió como el rendimiento medio de los niños a una edad cronológica determinada. La escala que sigue vigente hoy en día es la escala de Stanford-Binet diseñada por Lewis Terman que valora cuatro capacidades: la verbal, el razonamiento numérico, abstracto y memoria a corto plazo.
Ahora es momento de cuestionarnos si realmente estos test están midiendo de forma correcta nuestra inteligencia. Algunos psicólogos defienden la validez de estos test ya que son buenos predictores del aprendizaje académico, pero han recibido fuertes críticas en las últimas décadas. A mi juicio los test pretenden conseguir la puntuación del denominado Cociente Intelectual (CI) sin tener en cuenta los procesos cognitivos y no estudian el procedimiento que lleva al sujeto a dar una respuesta. La inteligencia NO es lo mismo que el CI, sino que es exponencialmente más compleja. La creatividad por ejemplo, no está incluida en los test de CI. Ésta junto a la intuición, son excluidas de las pruebas intelectuales, factores a mi punto de vista realmente notables a la hora de hablar sobre la inteligencia. Por lo que en definitiva corroboro, al igual que muchos psicólogos la escasez de estos test, no considerándolos determinantes para la evaluación de la inteligencia. Otro de los factores más controvérsicos ha sido la relación que se ha dado de forma generalizada en nuestra sociedad, esta es la relación entre el CI y el éxito en la vida. Antiguamente se creía que aquellas personas con tan elevado CI le aseguraban una vida llena de éxito y logros por su notoria inteligencia. Pues bien, hoy en día sabemos que esto no es del todo cierto. Es más, es muy común encontrar personas que han tenido gran éxito académico pero hayan fracasado tanto en su vida profesional como personal. ¿Cómo se explicaría esto? Pues bien, se han realizado numerosos estudios que confirman que hay otro tipo de inteligencia con un grado de importancia mayor que cualquier aptitud académica. Daniel Goleman, importante psicólogo estadounidense, establece por primera vez el concepto de Inteligencia Emocional (IE). Este defiende que en el éxito de una persona entra en juego el conocimiento  emocional, dicho de otra forma, cuando se habla de esta IE hablamos de la capacidad de gestionar tus propias emociones. De hecho el  85% del éxito de grandes líderes de reconocidas empresas, deben su logro al buen uso de la Inteligencia Emocional. Por ello es necesario saber una serie de pautas o técnicas que nos ayuden desarrollar óptimamente este tipo de inteligencia:

  • En primer lugar, conócete a ti mismo. Pregúntate como te sientes y reflexiona cual es el factor o factores por los cuales te sientes de ese modo. Las personas que reconocen sus propios sentimientos y emociones suelen dirigir mejor sus vidas.
  • En segundo lugar, aprende a manejar tus emociones. La consciencia de ti mismo es una habilidad esencial para controlar tus sentimientos.
  • En tercer lugar, reconócelas en los demás. Las personas empáticas conectan mejor con los demás, habilidad clave para la vida profesional.
  • En cuarto lugar, gestiona las relaciones con los demás. Las personas que destacan en esta aptitud suelen tener éxito en las relaciones interpersonales.
  • En último lugar, crea tus propias motivaciones para llegar al éxito.

Desde mi punto de vista, el factor de la motivación juega un papel muy importante a la hora de lograr nuestros objetivos. Por ello la mejor forma de llegar a ella es creando un plan concreto y planificado que consiste en una serie de pasos: divide tu objetivo en otros más pequeños, te resultará más fácil conseguir lo propuesto; cuenta tus objetivos a tus familiares o amigos, aumentará la confianza en ti mismo y por consiguiente las probabilidades del éxito; céntrate en los beneficios que obtendrás una vez logrado tu meta, te ayudará a seguir adelante; y por último prémiate, el hecho de recompensarnos por hacer una tarea hace que nos sintamos más realizados.

Concluyendo, si nuestra educación no se tomara al CI como el determinante de nuestro futuro y se trabajasen todas nuestras capacidades como la creatividad, conseguiríamos niños mucho más contentos consigo mismos, futuras generaciones más plenas, se erradicaría el fracaso escolar y podríamos tener más conocimiento sobre las capacidades en las que necesitamos trabajar más. En resumen, nos enseñarían a mejorarnos a nosotros mismos. “Lo que realmente importa para el éxito, carácter, felicidad y logros vitales es un conjunto definido de habilidades sociales, no solo habilidades cognitivas que son medidas por tests convencionales de CI”, Daniel Goleman."

No hay comentarios: